Por Rudy Dragone , R. PH .
Experto en la Terapia de Reemplazo Hormonal 

“Esperanza, ayuda y sanación”; esto es una meta que he establecido para mí, por mí mismo, y la he establecido por un par de diferentes razones.

Yo estaba en un lugar de karaoke con mi hija de 9 años, hace muchos años. Estábamos ahí sentados y una señora que padecía de un evidente caso de ovario poliquístico estaba ahí. Debido al desequilibrio en las hormonas, se parecía más a un hombre que una mujer. La miré y entonces le dije a mi hija: “Yo puedo ayudarla. . . Necesito hablar con ella”. Pero ¿cómo presentarse ante un extraño, en una camiseta, pantalones cortos y le dices , “Señora ¿le puede ayudar?”. Mi hija me dijo “Hazlo papá.” Yo estaba indeciso, iba y venía, hasta que finalmente me dirigí a ella y le dije “Aquí está mi tarjeta. Mi nombre es Rudy Dragone y creo que puedo ayudarle” y ella me contestó: “He estado con tantos médicos y nadie me ha podido ayudar”, a lo que replique “le invito a hacer la prueba, yo voy a pagar por ello”. Mi hija me miró cuando regresé a la mesa y me dijo: “¿Sabes papá? Eres un ángel, porque ella estaba orando y Dios te envió para ayudarla”. Me quedé pensando. No me considero un ángel, la verdad, pues si algo me considero, es un pecador. No soy una persona santa, pero a ese momento, miré a mi hija y mi hija me miraba como hace tiempo yo miraba a mi padre.

“Tengo que hacer esto.” pensé. Yo tengo que seguirle diciendo a la gente que hay esperanza, hay ayuda”.

Hace unos años mi padre tuvo un ataque al corazón. Volví a visitarlo en Nueva York y le pusieron un soporte temporario en el corazón. Después de aproximadamente ocho meses de que le pusieron el soporte temporario en el corazón, le dije a mi papá “sal de ahí, ven pasar tiempo con la familia”. Él contestó “No puedo” y yo dije “¿por qué no?”
“Porque me duele el corazón.” Y dije “bueno”, resignado.

Volví luego a Nueva York, y estaba ahí sentado con un cardiólogo y un radiólogo, mirando su corazón en un angiograma. Ellos comentaron “¿Ve estas arterias aquí en el corazón? Bueno pues, están enfermas. Así que vamos a tener que cortar aquí, aquí, aquí y vamos a hacer un bypass.” Entonces yo les dije alarmado:” ¡Vaya! ¡Momento! ¿De qué estamos hablando aquí? ¿Está hablando de una cirugía de bypass a corazón abierto? ” y el doctor contestó que sí ” Si no, usted se va a morir, no está puesto a discusión; si no lo hace, muere”. Me senté allí y pensé: “No, mi padre tiene hemocromatosis, gracias a la diabetes tiene mala circulación, aparte de que tiene osteoporosis. Pero, como cualquier otro padre, no escuchó a su hijo cuando yo le dije que le podía ayudar.

Ahora eso tuvo que cambiar. Me acerqué a los doctores con mis inquietudes y me dijeron: “Esto es lo que tenemos que hacer. Si usted se lleva a su padre fuera de aquí, la vida de él estará completamente en sus manos”. Fui con mi padre le dije “papá, esto y esto y esto es lo que están diciendo los médicos”. Mi padre me miró desde el otro lado de la mesa y me dijo: “Mi madre murió a los 24, después de dar a luz a mi hermano, mi padre murió a los 58, yo tengo 65. Tal vez momento de irme”. “Bueno” le repliqué “si usted piensas que es tu turno para irte, voy a tener que llamar a Bellevue para que vengan a recogerte, porque estás loco. Deberías pateando, gritando y luchando.” Todo el mundo debería hacerlo. Nadie debería querer morir.

“Vuelve conmigo a Arizona,” le invité y le empecé a dar todo tipo de vitaminas. Necesitamos mantener su insulina de 100 unidades al día a 40 unidades al día. Empezamos a caminar; muy, muy lentamente al principio; el hombre sólo caminaba 2 cuadras y le daban dolores en el pecho. Comenzamos a darle terapia hormonal de testosterona, que ayuda a aumentar el flujo de sangre al corazón en un 68 % en pacientes con afecciones cardiacas. Ese era un estudio de AMA, no mía, pero la AMA dice que funciona. Obviamente no sólo hace eso, pero funcionó y los efectos siguieron incluso 33 meses después de suspender la terapia hormonal. No es como la nitroglicerina, que trabaja nada más por una cierta cantidad de tiempo y luego se esfuma. Así que comenzamos a darle la testosterona, DHEA, pregnenolona. Administramos hormonas, igualando de manera segura de lo que fueron los niveles idóneos de su juventud. Lo mismo con las vitaminas, igualamos los niveles óptimos de un hombre en su juventud. Lo teníamos también en terapia de quelación. Recuerden que ya estábamos hablando de terapia alternativa.

Lo golpeé con todo en mi arsenal. El hombre que no podía ni caminar 2 cuadras sin tener dolores en el pecho, tiempo después, mi papá y yo, fuimos de excursión a una montaña local. Recorridas las tres cuartas partes del camino, me miró y dijo: “Puedo llegar a la cima”. Sin embargo como se había roto la pierna en alguna ocasión, añadió: “No voy a subir a la cima, porque tengo miedo de que, si me caigo y rompo algo, vas a tener que llevarme a cuestas abajo. ¡Pero mi corazón puede hacer que sea!”. Bajamos la montaña y ya que estábamos sentados en el coche, mi padre se movía adelante y atrás con sus manos y le pregunté “Pop ¿qué te pasa?” entonces me contestó: “Gracias por salvarme la vida”. Empecé a llorar.

Lo he hecho con mi esposa y le ha ido muy bien, lo he hecho con mis hijos y también les ha ido muy bien, pero nada ha sido tan importante para mí como cuando mi padre que me dijo: gracias por salvarme la vida.

Debido a esto no puedo mantener mi boca cerrada. Debido a esto, tengo que ir y pararme delante de usted para hacerle saber acerca de estas cosas y no solo con palabras, con hechos.

Hay libros que puede consultar. Puede ir y buscar en la Internet; vaya a consultar otros médicos o a naturópatas. Vaya a donde tenga que ir para conseguir tanta información como le sea posible. En ocasiones usted aprenderá algo que nosotros sinceramente no sabíamos, pues no hay manera de que podamos leer todos los libros que hay. Usted puede venir con nosotros y decirnos, “bueno ¿qué opinas de esto?” Entonces nos pondremos a estudiar al respecto, con el fin de averiguar de qué se trata.

Le ruego y le pido por favor que salga y aprenda lo más que pueda acerca de esto, porque realmente puede cambiar su vida, su salud y puede procurar el bienestar de sus seres queridos, como lo ha hecho en mi familia.

- Rudy Dragone